Petrolífera de Sedano

Captura de pantalla 2013-06-05 a las 20.53.02Informe Axesor

Axesor-Informe de Petrolífera de Sedano

Captura de pantalla 2013-06-05 a las 20.51.17Captura de pantalla 2013-06-05 a las 20.52.02

Página web de Leni Investment

Existe otra compañía de nombre parecido en Rumanía. ¿Tendrá algo que ver?

Información sobre LENI INVESTMENT INTERNATIONAL S.R.L.:

Captura de pantalla 2013-06-04 a las 00.35.35

 

Esta es la RESPONSABLE LEGAL de la compañía PETROLÍFERA DE SEDANO S.L.:

Captura de pantalla 2013-06-04 a las 00.22.13Captura de pantalla 2013-06-04 a las 00.22.51

 

El escándalo del Fracking en NY

La trama de intereses que mueve los hilos del fracking en Nueva York:

shutterstock

Captura de pantalla 2013-02-15 a las 10.25.26

Seguir leyendo: aquí

de cómo la industria del gas compra a los políticos

En Estados Unidos, durante la última campaña electoral, la industria del gas puso en marcha sus inversiones en valores seguros: la financiación de las campañas electorales de los políticos que tendrán la responsabilidad de legislar sobre lo que más les preocupa. No es nada nuevo y no se hace sólo allí. En Europa están haciendo cosas parecidas y además a todos los niveles. Desde las pequeñísimas corporaciones municipales, pasando por diputaciones y gobiernos regionales hasta el Parlamente Europeo.

Más información: http://ecowatch.org/2012/money-politics-fracking/

Un nuevo caso de “frackademic”: Dimite el director del Energy Institute de la Universidad de Texas

Recientemente el denominado “Energy Institute” de la Universidad de Texas publicó un estudio que determinaba que la técnica de fractura hidráulica era segura. Sin embargo una comisión independiente ha llegado a la conclusión de que dicho estudio no alcanza el rigor requerido para la publicación de trabajos científicos y que el principal investigador podría estar influido por sus intereses personales, ya que pertenece a la Junta Directiva de una Compañía de Gas.

El director del Energy Institute, Raymond Orbach, dijo que aumía la responsabilidad y renunció a su cargo, aunque permanece en la facultad. El investigador principal del estudio que aseguraba que la fractura hidráulica era segura, Charles Groat, ha tenido que dejar la Universidad y el mencionado estudio ha sido considerado sin validez alguna.

Este es el tercer caso en poco tiempo de Universidades americanas que han rechazado la validez de determinados estudios “científicos” por ingerencias de la industria en los mismos.

Review-of-report (30/11/2012)

Más información en:

University of Texas

http://washpost.bloomberg.com/Story?docId=1376-MEMK246VDKHT01-1K7KL3P12VTAM9VOA48R5HOFJT

http://www.bloomberg.com/news/2012-12-06/texas-energy-institute-head-quits-amid-fracking-study-conflicts.html

http://stateimpact.npr.org/texas/2012/12/06/review-of-ut-fracking-study-finds-failure-to-disclose-conflict-of-interest/

http://news.sciencemag.org/scienceinsider/2012/12/in-wake-of-scathing-review-of-fr.html

http://nofrackingfrance.fr/une-recente-etude-sur-la-fracturation-hydraulique-etait-fausse-9395

Shale gas. ¿Una nueva burbuja financiera?

La industria del gas reconoce que el gas de esquisto, efectivamente tiene ciertos riesgos que son controlables y que la contaminación de las aguas residuales se puede solucionar mediante la depuración de las mismas. Minimizan los riesgos de todo tipo, descartan la posibilidad de provocar seísmos, consideran que no hay riesgo para los acuíferos si se toman medidas de precaución y tratan de convencernos de que la utilización del gas natural contribuirá positivamente a la reducción de gases de efecto invernadero.

A cambio de algunos riesgos que consideran que se pueden asumir gracias al estado actual de la tecnología nos prometen un nuevo “El Dorado”. Tratan de convencer a la opinión pública de que el gas de esquisto (shale gas) es un increible motor de crecimiento económico. Prometen la creación de millones de puestos de trabajo, independencia energética, la reactivación de la economía que permitirá la salida de la crisis y una alternativa al llamado “pico del petróleo”.

En diciembre de 2011, la consultora PriceWaterHouseCoopers (PWC) publicó un informe en el que se estimaba la creación de hasta un millón de empleos en la industria manufacturera hasta el año 2025 como consecuencia de la explotación del “shale gas”. Sin embargo, hay que recordar que no es la primera vez que PWC manifiesta un entusiasmo parecido, tal como ocurrió con sus pronósticos en la época de la famosa “burbuja de internet”.

Por otra parte, si prestamos atención a los documentos del sector del gas de esquisto publicados en junio de 2011 por el New York Times nos daremos cuenta de que el entusiasmo por el gas de esquisto sería claramente el resultado de un optimismo nada desinteresado.

Desde finales de 2008 la reserva federal de EE.UU. practica una política de tasas de interés próximas al 0%. Este flujo de dinero “libre” ha impulsado los mercados de valores y las inversiones en busca de altos rendimientos. Este fue también el caso del sector del gas de esquisto, sobre todo porque las publicaciones oficiales del gobierno y las de la industria del gas habían pronosticado grandes reservas de este gas que permitirían a Estados Unidos convertirse en el primer exportador de hidrocarburos en 2020.

La Agencia Internacional de la Energía pronosticó en noviembre pasado que Estados Unidos sería el mayor productor de hidrocarburos en 2020 basándose en el desarrollo de la producción de petróleo y gas no convencionales.

Sin embargo, el New York Times, en su artículo de junio de 2011, hacía patentes las dudas de numerosos actores del sector. Publicaron un e-mail dirigido por Deborah Rogers, miembro de la reserva federal de Dallas, a un geólogo en el que se decía:

“Estos pozos se vacían tan rápidamente que los operadores están comprometidos en un costoso juego de captura. Esto podría tener graves consecuencias para nuestra economía local”.

En un e-mail a uno de sus colegas, un geólogo de ConocoPhillips decía en 2009 en referencia al famoso yacimiento de Spraberry que fue una auténtica catástrofe financiera:

“Esto corre el riesgo de acabar como el menos rentable de los yacimientos”

Otro ejemplo preocupante: en un e-mail en el año 2009, un funcionario de “IHS Drilling Data” estimaba que el funcionamiento de Haynesville y Marcellus fueron de hecho un “esquema Ponzi”, es decir, un fraude financiero para atraer tontos.

Publicidad encubierta o no tan encubierta

PRIMERO CONTAMINAN NUESTRAS MENTES

DESPUÉS CONTAMINARÁN LA TIERRA

La campaña que está desplegando la plataforma (Shale Gas España) organizada por la industria del gas con la auyda de consutores de comunicación estratégica como FTI Consulting está resultando un poco agresiva de más. Llevan algún tiempo inundando los medios de comunicación con supuestos “artículos” o “reportajes periodísticos” que no son otra cosa que publicidad, simple publicidad pero con apariencia de noticia. Transmiten las consignas que han diseñado para que calen poco a poco en la opinión pública. Lo hacen de forma encubierta, como si fueran conclusiones a las que llegan los periodistas tras analizar objetivamente el asunto. En realidad lo que hacen los periodistas y los medios de comunicación en esta cuestión es trasladar al papel lo que les dictan quienes han diseñado esta campaña: FTI Consulting de la mano de su empleada Mónica V. Cristina.

Algunos ejemplos:

Frk D-Burgos 121116 Panfleto-a-topeMás ejemplos:

abc-11/11/2012

expansión-14/11/2012

expansión-20/11/2012

abc-19/11/2012

elEconomista.es-19/11/2012

diariocritico-30/11/2012

cantabria24horas

Productos químicos utilizados en el fracking: El EXP- F0173-11

Una compañía subsidiaria de Nabors Industries Ltd. (NBR) bombea en sus pozos de Texas  una mezcla de sustancias químicas identificadas  como “EXP-F0173-11”. Pocas personas fuera de Nabors saben exactamente lo que está en esa mezcla.
Una ley años de Texas requiere que los perforadores revelen los productos químicos que bombean durante el proceso de fractura hidráulica, o “fracking”. Sin embargo esta ley fue incapaz de obligar a la transparencia para EXP-F0173-11, ya que se considera un secreto comercial por Superior Well Services, la subsidiaria Nabors. Eso significa que están exentos de divulgación.

Seguir leyendo en Bloomberg