USA: Towns Fight Back Against Fracking

Published: October 30, 2012Posted in: Blue Ridge Press, Monthly Missives

$30 million in campaign contributions have flowed from the oil and gas industry to congressional candidates and PACS in 2012 to stall regulation of hydraulic fracturing. Now many towns have swung into action to pass fracking bans to protect their citizens.

By Sharon Guynup

A growing boom in natural gas drilling near homes and schools prompted the city of Longmont, Colorado to vote last July to bar new oil and gas permits in residential neighborhoods.

The state quickly overturned the ordinance. Gov. John Hickenlooper said that letting it stand would “stir-up a hornet’s nest,” encouraging other Colorado towns to pass their own drilling rules. Longmont Mayor Dennis Coombs argued that communities have the right to restrict heavy industry in residential zones – including oil and gas drilling.

The natural gas “gold rush” underway in 31 states is indeed “stirring up a hornet’s nest,” sparking pushback from communities that see themselves as the last line of defense protecting citizens against state and federal failures to regulate fracking. Hydraulic fracturing, or fracking, is a technology that blasts millions of gallons of water, chemicals and sand underground to release oil and gas from shale bedrock.

“The U.S. faces a crisis in the enforcement of rules governing the oil and gas industry,” states a new report by Earthworks’ Oil & Gas Accountability Project. Their study, which analyzed government data from six heavily-fracked states, discovered that each of them failed to enforce existing drilling regulations. Between 53 and 91 percent of active wells in those states go uninspected – 175,000 to 300,000 wells in all, with not enough inspectors nor the funding to pay for them or their equipment. As a result, many violations go unrecorded, with few penalties and many repeat offenders.

With just 17 inspectors for 60,000 wells in West Virginia, municipalities and environmental groups are calling for a moratorium on drilling until various safeguards and monitoring criteria are met. North Carolina’s controversial moratorium on natural gas drilling runs until 2014, when the legislature will vote on as-yet-unwritten regulations. But Raleigh, NC, Morgantown, WV, and other communities aren’t waiting for state action. They’ve preemptively passed local drilling bans or strict zoning rules.

New York State’s contentious 2010 moratorium on natural gas drilling currently remains in place, with Gov. Andrew Cuomo launching a new health study, and the state Supreme Court upholding municipalities’ rights to ban drilling within their borders. At least a dozen New York communities, including Buffalo, have passed such bans.

Next door, in Pennsylvania, the legislature passed a 2012 law forbidding towns from regulating fracking, which was then overturned by the courts. Five Delaware Valley towns quickly asserted their “home rule” rights and prohibited fracking.

In Texas, the towns of Flower Mound, Grapevine and Southlake chose to regulate fracking within their city limits after the industry had heavily impacted their towns. Those ordinances include buffer zones that distance wells from homes, schools, churches, and hospitals, as well as a Southlake ban on summertime fracking due to the industry’s competition for drinking water.

Meanwhile, back in Colorado, more than 80 county commissioners, mayors, and city council members statewide have asked Gov. Hickenlooper to withdraw his lawsuit against Longmont’s fracking ban, saying that, “Local governments have both the right and responsibility to take action to protect the public heath and well being of our citizens as well as the environment.”

Across the nation, this local opposition is occurring within a vacuum. The federal government does not regulate hydraulic fracturing, and the industry – unlike any in America – is exempted from seven major environmental regulations. On the 40th anniversary of the Clean Water Act, fracking gets a pass, along with exemptions from the Clean Drinking Water Act, Clean Air Act, the Superfund law and hazardous waste disposal regulations.

Only four states have significant regulations, which seem to go largely unenforced.

Meanwhile, the U.S. Environmental Protection Agency has conclusively proven that fracking contaminated an aquifer in Pavilion, Wyoming, refuting longstanding industry claims that the process doesn’t pollute drinking water. Across the state line, a Colorado School of Public Health study released earlier this year found high levels of airborne petroleum hydrocarbons near drilling sites in Garfield County, levels that could cause acute or chronic respiratory and neurological problems.

Municipalities are increasingly concerned over health and economic impacts from frack water and air pollution. Drillers transform quiet rural communities into industrial zones with wells, waste ponds, smog, roaring compressors and heavy truck traffic. Environmental advocate Robert Kennedy Jr. estimates that it takes over 4,200 truck trips to carry freshwater in and contaminated frackwater out of each well site.

In Ohio, a grassroots “limited home rule” campaign seeks to regulate drilling by drafting community noise limits, designating operating hours, and limiting truck routes and drilling waste shipments. The strategy would, in theory, supersede Ohio Department of Natural Resources authority over drilling, passing it back to municipalities.

In Broadview Heights, Ohio, – an upscale city dotted with 90 wells – a “charter amendment” on the November ballot would ban future drilling, citing citizens’ rights to clean air, clean water, clean soil and a sustainable energy future. At least 30 Ohio communities have passed statutes to regulate or ban fracking.

Not one state, nor the federal government, currently requires drillers to disclose “proprietary” drilling formulas, which contain chemicals known to cause cancer or disrupt hormones that regulate basic body functions, including benzene, toluene, diesel, and formaldehyde, to name a few. Oil and gas companies pumped 780 million gallons of fracturing products underground from 2005-2009 containing about 750 different chemicals.

Of the 353 chemicals identified by researchers in a recent study, about half could harm the nervous system, the cardiovascular system and blood, 40 percent could disrupt immune function, about a third could affect endocrine organs, and a quarter could cause cancer.

A new Pennsylvania law demonstrates how states favor drillers: companies there are now required to reveal “trade secret” chemicals to physicians, but doctors must first sign a confidentiality agreement. Ohio’s new fracking rules include a similar provision.

In August, Wilkes-Barre physician Dr. Alfonso Rodriguez filed a federal lawsuit, arguing that the PA frack “gag rule” violates his First and Fourteenth Amendment rights, preventing communication with “patients, colleagues, medical researchers and the public regarding the identity and amount of chemicals, and the health hazards they present to the community.”

The root of the regulatory breakdown lies with elected officials who take hefty campaign contributions from frackers – then pass industry-friendly rules. The oil and gas industry has already handed at least $30 million in 2012 campaign contributions to members of Congress and fossil fuel political action committees. A current flag-waving “Vote 4 Energy” TV ad boasts job creation, though most frack jobs are short-term and go to out-of-state, transient workers – often attracting drugs, prostitution and crime to communities.

But it also goes one step deeper. The underpinning that allows fracking to go nearly unregulated across America is a century-old, Industrial Revolution-era legal framework that favors limitless economic growth, even if it harms human health or the environment or tramples the rights of citizens or communities – and it’s up to those harmed to prove damages, notes legal scholar Joseph Guth.

The European REACH system stands in stark contrast to the U.S. model, placing the burden of proof on companies – not governments – to show that the chemicals they produce or use are safe.

Polls show that more than 80 percent of Americans want clean energy, but federal and state officials have done little to shift towards renewables. In the meantime, more and more communities are moving to protect their citizens against the “fracking gold rush.”

Sharon Guynup’s writing has appeared in Smithsonian, The New York Times Syndicate, Scientific American, The Boston Globe, and nationalgeographic.com. © Blue Ridge Press 2012  sguy@cybernex.net.

Gas de esquisto, un puente hacia más calentamiento global

Por Stephen Leahy

UXBRIDGE, Canadá, ene (IPS) – Cientos de miles de pozos para extraer gas de esquisto se perforan en Estados Unidos y Canadá liberando a la atmósfera grandes cantidades de metano, un potente contaminante, afirman nuevos estudios.

La producción de gas de esquisto genera entre 40 y 60 veces más emisiones de gases invernadero que el convencional, indicó Robert Howarth, de la Universidad Cornell, en el estado de Nueva York.

“A corto plazo también deja una huella de gas invernadero mayor que el petróleo o el carbón”, apuntó Howarth, uno de los autores de “Venting and Leaking of Methane from Shale Gas Development” (Ventilación y filtración de metano por el desarrollo de gas de esquisto), que se publicará en la revista Climatic Change.

Este último estudio sigue a una controvertida investigación publicada por Howarth y sus colegas en abril de 2011 y que fue el primer análisis exhaustivo sobre emisiones de gases invernadero liberadas por la extracción de gas de esquisto mediante la fractura hidráulica.

El estudio mostró que cuando se perforan los pozos con esa técnica se filtran grandes cantidades de metano, lo que supone una significativa amenaza al clima global.

“Nos atenemos a la conclusión de nuestra investigación de 2011”, remarcó Howarth.

La investigación socava la lógica del sector energético, según la cual el gas de esquisto es un “puente” hacia un futuro energético con pocas emisiones de dióxido de carbono (CO2).

Los argumentos se basan sobre el hecho de que el gas natural (principalmente metano) tiene la mitad de CO2 que el carbón, y cuando se quema para generar energía eléctrica es mucho más eficiente que este.

Pero esos beneficios quedan más que opacados por las filtraciones de metano tanto en el pozo, en el proceso de fractura, como en la entrega del gas y enviarlo al sistema de distribución.

Howarth y sus colegas estiman que entre 3,6 y 7,9 por ciento de todas las filtraciones derivadas de la obtención de gas de esquisto, llamadas “emisiones fugitivas”, son peores que quemar petróleo o carbón.

El metano tiene 105 veces más potencial para recalentar la atmósfera que el dióxido de carbono en los primeros 20 años, tras lo cual pierde rápidamente esa capacidad.

Si se liberan grandes cantidades de metano mediante fractura hidráulica, lo que es altamente probable dado los cientos de miles de nuevas perforaciones previstas para las próximas dos décadas, las temperaturas globales podrían dispararse de los 0,8 grados actuales a 1,8 en los próximos 15 a 35 años, según Howarth, lo que podría desatar un periodo crítico con acontecimientos climáticos catastróficos.

“Nuestra principal preocupación es que las emisiones de metano de las próximas dos décadas harán que el sistema climático entero traspase un gran punto crítico”, dijo a IPS.

Un estudio del Centro Nacional de Investigaciones Atmosféricas de Estados Unidos concluyó en septiembre de 2011 que las filtraciones de metano significan que el gas natural ofrece pocas ventajas respecto del carbón.

Aun si las filtraciones son de uno o dos por ciento, bastante menos que las estimadas por Howarth, sería apenas mejor que seguir quemando carbón, concluyó el estudio “Coal to gas: the influence of methane leakage” (Del carbón al gas: la influencia de las filtraciones de metano).

La fractura hidráulica implica cavar de forma vertical entre 500 y 3.000 metros en la roca de esquisto y luego de forma horizontal unos 1.000 metros o más a lo largo de la formación geológica.

Luego se bombean químicos y grandes cantidades de agua bajo tierra a una presión lo suficientemente fuerte para fracturar la roca, liberando el gas en la cañería.

Las primeras veces que se utilizó la fractura hidráulica fue en el sureño estado de Texas a principios de los años 90, pero fue en limitadas ocasiones. Pero las nuevas tecnologías desarrolladas en los últimos ocho años hicieron posible alcanzar depósitos de gas más profundos y ampliamente dispersos.

La Ley de Política Energética de 2005, del gobierno de George W. Bush (2001-2009), exoneró a la fractura hidráulica de la normativa prevista en la Ley de Agua Limpia, lo que allanó el camino a la fiebre del gas de esquisto.

En los últimos años, la producción de gas de esquisto creció 48 por ciento al año, según la Administración de Información de Energía de Estados Unidos.

Hay unas 400.000 perforaciones en territorio estadounidense y decenas de miles más previstas para el próximo año o dos. El público se preocupa cada vez más por la contaminación del agua y del aire, la escasez del recurso líquido, la perturbación del tejido social de barrios rurales y hasta por los terremotos.

El gobierno de Ohio dejó de utilizar la fractura hidráulica este mes en una parte del estado tras la asociación de una serie de sismos con la inyección de desperdicios bajo tierra.

La fractura hidráulica requiere inyectar entre 10 y 15 millones de litros de agua y 200.000 litros de químicos. Además, el resultante líquido residual suele estar demasiado contaminado para ser reutilizado, por lo que se bombea a lo más profundo de la tierra o se deja en estanques especiales.

La industria del gas niega que la técnica contamine acuíferos y perforaciones de agua potable, pese a las cientos de denuncias que hay desde hace años. Pero son pocas las investigaciones independientes al respecto.

Estudiosos de la Universidad Duke analizaron el año pasado 68 sitios donde se aplicó la fractura hidráulica y encontraron agua subterránea con concentraciones de metano 17 veces superiores a los pozos ubicados donde no se estaba usando esa técnica. Algunos niveles eran superiores a los de riesgo de la “acción inmediata”.

La Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos comenzó el año pasado su primer estudio en profundidad sobre los riesgos de esa técnica para el agua potable. Los resultados preliminares divulgados a fines de 2011 mostraron que el líquido estaba contaminado con benceno, un conocido cancerígeno y uno de los químicos utilizados en la fractura hidráulica.

Desde una perspectiva climática, el gas de esquisto es ciertamente peor que el convencional, indicó Zeke Hausfather, especialista en energía de Efficiency 2.0, en Nueva York, que trabaja con compañías de electricidad.

Pero Hausfather cuestiona los resultados de Howarth sobre que el gas de esquisto es peor que el carbón, pues este último libera más dióxido de carbono y, mientras el metano se mantiene en la atmósfera solo una década, el CO2 permanece miles de años.

“Hay mucha incertidumbre respecto de la filtración de metano y la mayoría de las argumentaciones se basan en estimaciones”, dijo Hausfather a IPS.

Frente a la fuerte resistencia de la industria, la Agencia de Protección Ambiental propuso normas que obliguen a capturar el metano cuando se complete la perforación. Son necesarias, pues las consideraciones económicas por sí solas no pudieron generar las reducciones necesarias, indicó Anthony Ingraffea, de la Universidad Cornell, y uno de los colaboradores de Howarth.

Pero conectar las filtraciones de metano al final de la producción, desde la boca del pozo a las tuberías de transmisión, las estaciones de compresión y las cañerías de distribución, de varias décadas de antigüedad, bajo las calles de ciudades y pueblos de Estados Unidos y Canadá, sería extraordinariamente caro, indicó Ingraffea.

“¿Se gastaría mejor el dinero en construir pequeñas redes de electricidad y usar otras tecnologías para avanzar hacia un futuro energético realmente verde?”, preguntó (FIN/2012)

Extraído de: ipsnoticias

Pueden confundir… y se esfuerzan en hacerlo

Las urracas, también conocidas como “lobos con pieles de cordero”, como parte de su campaña de intoxicación pretenden hacernos creer que lo que dicen algunos “científicos” es la CIENCIA y lo que dicen otros no es más que un intento de confundir.

Acaban de publicar esto.

No se entiende por qué, pero parece que son más científicos los estudios de Cathles que los de Ingraffea… Pero no nos cuentan que el estudio de Cathles ya tiene respuesta. Por lo visto el nuevo estudio no es la CIENCIA. Sólo es CIENCIA cuando les interesa para sus estrategias. ¿No saben que el estudio de Cathles ya tiene respuesta? ¿O es que tienen interés en ocultarlo? ¿Es este el comportamiento científico y la aceptación de la crítica constructiva que defienden más adelante? La respuesta al estudio de Cathles et al. se encuentra en este nuevo estudio:

– Howarth, R. W., Santoro, R., & Ingraffea, A. (2012). Venting and leaking of methane from shale gas development: response to Cathles et al. (Howarth et al., Climatic Change, 2012) doi:10.1007/s10584-012-0401-0

La estrategia de las compañías de hidrocarburos diseñada por expertos en “comunicación estratégica” se basa en intentar vender el gas como una fuente de energía, si no limpia, al menos más limpia que otras. Pero el que algo sea mejor que otra cosa no lo convierte automáticamente en algo bueno y deseable. El que sea mejor y más rápida la guillotina que el garrote vil no nos convierte automáticamente en defensores de la pena de muerte por medio de la guillotina.

Terminan su artículo con este significativo párrafo:

“Estudios y conclusiones dispares pueden confundir. La ciencia es así. Obliga a estar vigilante y da la bienvenida a la crítica constructiva que permite el progreso. Por ejemplo, encontrar respuestas a los dilemas energéticos a los que nos enfrentamos sin renunciar a mantener la calidad de vida, desarrollar nuestra economía y proteger el medioambiente.”

QUIÉN CONFUNDE?

ADMITEN ELLOS LA CRÍTICA?

SIN RENUNCIAR A MANTENER LA CALIDAD DE VIDA? LA CALIDAD DE VIDA DE QUIÉNES? DE QUÉ PORCENTAJE DE LA POBLACIÓN MUNDIAL? Y SIN TENER EN CUENTA LA CALIDAD DE VIDA DE LAS GENERACIONES VENIDERAS?

PROTEGER EL MEDIO AMBIENTE? EL FRACKING ES UN MODO DE PROTEGER EL MEDIO AMBIENTE?

A propósito de estos temas es interesante esta reflexión extraída de ipsnoticias

Gas de esquisto, un puente hacia más calentamiento global
Por Stephen Leahy

UXBRIDGE, Canadá, ene (IPS) – Cientos de miles de pozos para extraer gas de esquisto se perforan en Estados Unidos y Canadá liberando a la atmósfera grandes cantidades de metano, un potente contaminante, afirman nuevos estudios.

La producción de gas de esquisto genera entre 40 y 60 veces más emisiones de gases invernadero que el convencional, indicó Robert Howarth, de la Universidad Cornell, en el estado de Nueva York.

“A corto plazo también deja una huella de gas invernadero mayor que el petróleo o el carbón”, apuntó Howarth, uno de los autores de “Venting and Leaking of Methane from Shale Gas Development” (Ventilación y filtración de metano por el desarrollo de gas de esquisto), que se publicará en la revista Climatic Change.

Este último estudio sigue a una controvertida investigación publicada por Howarth y sus colegas en abril de 2011 y que fue el primer análisis exhaustivo sobre emisiones de gases invernadero liberadas por la extracción de gas de esquisto mediante la fractura hidráulica.

El estudio mostró que cuando se perforan los pozos con esa técnica se filtran grandes cantidades de metano, lo que supone una significativa amenaza al clima global.

“Nos atenemos a la conclusión de nuestra investigación de 2011”, remarcó Howarth.

La investigación socava la lógica del sector energético, según la cual el gas de esquisto es un “puente” hacia un futuro energético con pocas emisiones de dióxido de carbono (CO2).

Los argumentos se basan sobre el hecho de que el gas natural (principalmente metano) tiene la mitad de CO2 que el carbón, y cuando se quema para generar energía eléctrica es mucho más eficiente que este.

Pero esos beneficios quedan más que opacados por las filtraciones de metano tanto en el pozo, en el proceso de fractura, como en la entrega del gas y enviarlo al sistema de distribución.

Howarth y sus colegas estiman que entre 3,6 y 7,9 por ciento de todas las filtraciones derivadas de la obtención de gas de esquisto, llamadas “emisiones fugitivas”, son peores que quemar petróleo o carbón.

El metano tiene 105 veces más potencial para recalentar la atmósfera que el dióxido de carbono en los primeros 20 años, tras lo cual pierde rápidamente esa capacidad.

Si se liberan grandes cantidades de metano mediante fractura hidráulica, lo que es altamente probable dado los cientos de miles de nuevas perforaciones previstas para las próximas dos décadas, las temperaturas globales podrían dispararse de los 0,8 grados actuales a 1,8 en los próximos 15 a 35 años, según Howarth, lo que podría desatar un periodo crítico con acontecimientos climáticos catastróficos.

“Nuestra principal preocupación es que las emisiones de metano de las próximas dos décadas harán que el sistema climático entero traspase un gran punto crítico”, dijo a IPS.

Un estudio del Centro Nacional de Investigaciones Atmosféricas de Estados Unidos concluyó en septiembre de 2011 que las filtraciones de metano significan que el gas natural ofrece pocas ventajas respecto del carbón.

Aun si las filtraciones son de uno o dos por ciento, bastante menos que las estimadas por Howarth, sería apenas mejor que seguir quemando carbón, concluyó el estudio “Coal to gas: the influence of methane leakage” (Del carbón al gas: la influencia de las filtraciones de metano).

La fractura hidráulica implica cavar de forma vertical entre 500 y 3.000 metros en la roca de esquisto y luego de forma horizontal unos 1.000 metros o más a lo largo de la formación geológica.

Luego se bombean químicos y grandes cantidades de agua bajo tierra a una presión lo suficientemente fuerte para fracturar la roca, liberando el gas en la cañería.

Las primeras veces que se utilizó la fractura hidráulica fue en el sureño estado de Texas a principios de los años 90, pero fue en limitadas ocasiones. Pero las nuevas tecnologías desarrolladas en los últimos ocho años hicieron posible alcanzar depósitos de gas más profundos y ampliamente dispersos.

La Ley de Política Energética de 2005, del gobierno de George W. Bush (2001-2009), exoneró a la fractura hidráulica de la normativa prevista en la Ley de Agua Limpia, lo que allanó el camino a la fiebre del gas de esquisto.

En los últimos años, la producción de gas de esquisto creció 48 por ciento al año, según la Administración de Información de Energía de Estados Unidos.

Hay unas 400.000 perforaciones en territorio estadounidense y decenas de miles más previstas para el próximo año o dos. El público se preocupa cada vez más por la contaminación del agua y del aire, la escasez del recurso líquido, la perturbación del tejido social de barrios rurales y hasta por los terremotos.

El gobierno de Ohio dejó de utilizar la fractura hidráulica este mes en una parte del estado tras la asociación de una serie de sismos con la inyección de desperdicios bajo tierra.

La fractura hidráulica requiere inyectar entre 10 y 15 millones de litros de agua y 200.000 litros de químicos. Además, el resultante líquido residual suele estar demasiado contaminado para ser reutilizado, por lo que se bombea a lo más profundo de la tierra o se deja en estanques especiales.

La industria del gas niega que la técnica contamine acuíferos y perforaciones de agua potable, pese a las cientos de denuncias que hay desde hace años. Pero son pocas las investigaciones independientes al respecto.

Estudiosos de la Universidad Duke analizaron el año pasado 68 sitios donde se aplicó la fractura hidráulica y encontraron agua subterránea con concentraciones de metano 17 veces superiores a los pozos ubicados donde no se estaba usando esa técnica. Algunos niveles eran superiores a los de riesgo de la “acción inmediata”.

La Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos comenzó el año pasado su primer estudio en profundidad sobre los riesgos de esa técnica para el agua potable. Los resultados preliminares divulgados a fines de 2011 mostraron que el líquido estaba contaminado con benceno, un conocido cancerígeno y uno de los químicos utilizados en la fractura hidráulica.

Desde una perspectiva climática, el gas de esquisto es ciertamente peor que el convencional, indicó Zeke Hausfather, especialista en energía de Efficiency 2.0, en Nueva York, que trabaja con compañías de electricidad.

Pero Hausfather cuestiona los resultados de Howarth sobre que el gas de esquisto es peor que el carbón, pues este último libera más dióxido de carbono y, mientras el metano se mantiene en la atmósfera solo una década, el CO2 permanece miles de años.

“Hay mucha incertidumbre respecto de la filtración de metano y la mayoría de las argumentaciones se basan en estimaciones”, dijo Hausfather a IPS.

Frente a la fuerte resistencia de la industria, la Agencia de Protección Ambiental propuso normas que obliguen a capturar el metano cuando se complete la perforación. Son necesarias, pues las consideraciones económicas por sí solas no pudieron generar las reducciones necesarias, indicó Anthony Ingraffea, de la Universidad Cornell, y uno de los colaboradores de Howarth.

Pero conectar las filtraciones de metano al final de la producción, desde la boca del pozo a las tuberías de transmisión, las estaciones de compresión y las cañerías de distribución, de varias décadas de antigüedad, bajo las calles de ciudades y pueblos de Estados Unidos y Canadá, sería extraordinariamente caro, indicó Ingraffea.

“¿Se gastaría mejor el dinero en construir pequeñas redes de electricidad y usar otras tecnologías para avanzar hacia un futuro energético realmente verde?”, preguntó (FIN/2012)

ahora resulta que el Fracking es como una ensalada

Érase una vez un ministro de sanidad que nos contaba que lo que estaba produciendo tantas muertes en lo que fue la intoxicación por aceite de colza era “un bichito que si se cae se mata”… Ahora nuestro viejo conocido Panzegolas, es decir, Rafael López Guijarro, geólogo hasta hace poco en busca de trabajo y vendedor ocasional de coches de marcas caras, ascendido por su contribución a la defensa del fracking a nada menos que “director de Exploración de la empresa canadiense R2 Energy en Europa y Latioamérica”, nos explica que el fracking es inofensivo y que eso de que se usan productos químicos tóxicos es una mentira propagada por los antisistema de siempre… ha dicho “que tan sólo se utilizan 10 productos en la inyección, de los que algunos son agua, sal o vinagre”, o sea, como para una ensalada.

Para sus nuevos planes, esta vez en la provincia de Castellón, han abandonado los nombres de aves. Ahora se llaman Aristóteles, Pitágoras y Arquímedes. Se ve que los sabios de la Grecia clásica aportan mayor valor añadido a sus proyectos.

Lo que está claro es que los alcaldes suelen ser un problema y hay que trabajárselos bien. Lo mismo que hizo nuestro Enrique Aracil con los alcaldes del norte de Burgos es lo que le toca ahora a Panzegolas con los de Castellón. Mira que lo ponen difícil.

Ver la noticia de EUROPA PRESS

Charla informativa sobre el Fracking en COVARRUBIAS

Este próximo sábado, 3 de noviembre, a las 20:30 tendrá lugar una Charla informativa sobre el Fracking en el Salón de Actos del Ayuntamiento de Covarrubias (Burgos).

 

Charla informativa en Villasana de Mena

 

La “verdad” científica

Vivimos en una sociedad profundamente materialista, una de cuyas más claras expresiones es la preponderancia del racionalismo cientifista. ¡Ay con la Ciencia¡. Una cosa es lo que la ciencia debiera ser y lamentablemente, lo que muchas veces es en realidad. Por ejemplo, teóricamente los científicos debieran ser hombres con un rigor extremo. Pero lo cierto es que son hombres de carne y hueso y ,frecuentemente, sus apreciaciones pueden ser tan erróneas, e incluso tan absurdas como las de cualquier otro ser humano. Además cabe pensar que el contexto de confianza ciega y poco espíritu crítico con que la sociedad acoge los resultados de ciertas investigaciones, pudiera inducir, como de hecho sucede en ocasiones, a cierta relajación añadida. Llama la atención también que aunque la duda metódica debiera presidir la ciencia, tantas cosas generadas por ella sean consideradas como verdades absolutas e inamovibles. Doblemente llamativo cuando los propios científicos dicen que avanzan gracias a la constante demostración de la falsedad de las “verdades” científicas precedentes, lo que implica un alto grado de probabilidad de que lo que ahora se da por cierto en realidad no lo sea tanto. Tampoco hay que ignorar que muchas veces utilizando el mismo método científico distintos grupos de investigadores llegan a conclusiones contrarias. No siendo raro que según sean los intereses de quien financie esa investigación así acaben luego siendo los resultados. Es un hecho ,por otro lado, que una parte de la ciencia de hoy lejos de buscar el conocimiento por el conocimiento o la verdad por la verdad ,o el saber por el saber, tiende más bien a perseguir intereses utilitarios o mercantiles (a veces incluso de una forma dudosamente ética). La investigación científica es hoy ,cada vez más , -y que me perdonen los científicos íntegros (algunos de los cuales cuento entre mis principales amigos)- un enorme negocio. Buena parte de la investigación científica actual ,no es pura y angelical, al margen de los poderes de este mundo, sino que se financia –y cada vez más claramente- por quienes detentan el poder económico, precisamente para conseguir ventajas tecnológicas que le permitan acrecentarlo más aún (con investigaciones que van desde el ámbito de la industria química a la armamentística, pasando por otros muchos). Sin embargo la Ciencia parece haberse convertido para muchos en algún sentido en una suerte de nueva “religión” ,en la que pareciera a veces como si cualquier principio moral pudiera o debiera ser sacrificado en sus “altares”, a manos de sus “sacerdotes” (que en ocasiones se parecen demasiado a simples aprendices de brujo). Cualquier supuesto hallazgo científico es aireado constantemente por los medios de comunicación, magnificando extraordinariamente, y con escasísimo rigor, sus supuestas ventajas (con frecuencia simples posibilidades remotas en un futuro) , contribuyendo a esta divinización de la Ciencia y la Tecnología. La mayor parte de la población, que obviamente no contrasta los datos que le dan ,los toma por ciertos por un simple y llano acto de fé, absolutamente religioso. Y ¡ay de quien se atreva a poner algo en duda¡. Para él solo cabrá la “excomunión”, la “anatemización”, en un contexto que pareciera a veces objetivamente fundamentalista de “Santa y Científica Inquisición” (dicho sea metafóricamente). Sería ir contra el “dios Progreso” y eso, al parecer, no puede tolerarse. Como si estos hombres fuesen infalibles y sólo sus juicios por ser presuntamente “científicos” fueran válidos (quedando los juicios de los pobres mortales no “científicos” condenados a ser puras supercherias).

Criticar a los científicos puede representar la “hoguera”,-la “hoguera” ,por ejemplo de la descalificación y la ridiculización- ,incluso aunque se haga científicamente (por ejemplo criticar a los químicos por haber creado decenas de miles de nuevas substancias –muchas de ellas tóxicas- sin antes saber como iban a afectar a los seres vivos, a los físicos por los riesgos radiactivos que crearon, a los genéticos por lanzarse a manipular temeraria y ,en ocasiones, desvergonzadamente, lo más íntimo de la vida,…). Además muchos científicos suelen decirnos que ellos no son nunca responsables de los usos que luego se hagan de sus hallazgos (como si quisieran sentirse siempre libres de cualquier sentimiento de responsabilidad y, por supuesto, de cualquier “cortapisa” ética en su quehacer, dando a veces la sensación como si para algunos la ética –espiritual o no- no fuese más que un engorro del que hay que librarse, para no frenar el sacrosanto avance de la Ciencia). Como si el E= MC2 de Einstein ,pongamos por caso, no tuviera nada que ver con los hongos nucleares.

Con que imagínense si encima nos permitimos no ser tan “racionales” como ellos. ¡Ah con la secta del dios Racionalismo¡. Pero quizá no todo en la vida deba ser racionalismo. Hay cosas básicas, esenciales, de la vida que no son necesariamente racionales o científicas. ¿Es racional el oxígeno que precisan nuestros pulmones?. ¿Debe ser racional un verso?. ¿Un niño, por ser menos racional, es menos que un adulto? ¿No será al revés?. ¿La música es racional?. ¿La belleza de las cosas ha de ser vista con un frío y aséptico racionalismo científico?. ¿Es racional el amor de una madre por su hijo?. ¿Es racional el agua que nos hidrata?. ¿Deben ser racionalistas los bosques, los ríos, los océanos, las nubes,los animales y plantas, para cumplir su función?. Obviamente esas y otras cosas no son racionalistas. Pero no podemos pasar sin ellas como sí, acaso, podríamos pasar sin ciertos excesos del racionalismo.

La ciencia se nos presenta como la verdad , pero es probable que, con frecuencia, en algún caso al menos, pueda haber tras ella grandes errores o mentiras (movidas por ejemplo, en alguna ocasión , por intereses mercantiles o de poder). De hecho ,si la ciencia es tan sabia ¿como es que esta sociedad está moviendo gracias a ella una maquinaria tecnológica que no está demostrando precisamente demasiada sabiduría ni ,por supuesto, clemencia, para con el planeta y para con buena parte de la Humanidad?. Es probable que las antiguas formas de sabiduría ,como las religiones o las mitologías sean ,en algún aspecto, mentira, como la ciencia dice. Es posible. Pero la diferencia es que una leyenda o un mito que todos podemos pensar –desde una perspectiva cartesiana- que es una mentira ,puede encerrar , cosa que no sucede frecuentemente con las “verdades” racionalistas, mensajes , a veces cifrados, de inamovibles verdades que el paso del tiempo no hará desaparecer.

¿Qué preferimos,una aparente “verdad” pasajera,que en el fondo puede ser una gran y perniciosa mentira, o una aparente “mentira” que puede encerrar verdades eternas?. Ademas ,personalmente, si me permiten, prefiero la poesía, los matices simbólicos, la calidad y profundidad literaria, de ,por ejemplo, lo de crear el mundo en seis dias ,que la fea ramploneria del presunto “bing bang” ,que sinceramente no me aporta nada interiormente (suponiendo que ambas tesis realmente fueran antitéticas, lo que está por ver). Como relato me parece más hermoso y sugerente. Y en cuanto a la verdad que hay tras ello, a saber: que el Cosmos no nació casualmente, que quieren que les diga.

En el fondo ,más allá de la apariencia deslumbrante que hoy puedan tener algunos aparentes logros de la Ciencia, deberíamos percatarnos de que puede haber con frecuencia ,tras el oropel, mucha ignorancia soterrada. Que las cosas de la Ciencia puedan en algunos casos tener aplicaciones prácticas pasajeras, por ejemplo, no implica que sean la verdad, ni que se tenga control sobre las cosas de las que la ciencia se ocupa. Y ,por ello, las consecuencias de muchos de estos “descubrimientos” pueden ser luego absolutamente imprevisibles, destapando cajas de Pandora que luego no saben cerrarse. Por citar un solo ejemplo, que tenemos que agradecer a genios como Einstein ,¿qué les parece la perspectiva ,con la que jamás habrían soñado nuestros antepasados, de que ahora tengamos la capacidad de arrasar en pocos minutos ,gracias al armamento nuclear, varias veces la vida en la Tierra?. Por que obviamente esa es una perspectiva que, de no ser por los científicos, no tendríamos. Las religiones, la magia, las ideologias, la política,… la condición humana en fin, nunca fueron perfectas. Pero la capacidad de hacer el mal, de extender la destrucción, tenían antes unos límites físicos. El peor ,el más cruel y terrible de los tiranos antíguos, por mucho que quisiera, no podía hacer el daño que hoy, gracias a los “avances” científicos, podría permitirse con sólo apretar un botón. Los medios técnicos ,por ejemplo en la guerra, han hecho incluso desaparecer a los verdaderos guerreros. Antes las legiones romanas tenían que batirse cara a cara con los temibles germanos demostrando su valor. Hoy cualquier cobarde ,sin ninguna valía, pero encajado en un rico imperio tecnificado, puede masacrar desde su oficina con aire acondicionado a millares de combatientes de un país más pobre y menos tecnificado (por cierto, es una triste costumbre últimamente). Y en cuanto a pensar que todos estos riesgos nuevos están conjurados por que los seres humanos hemos mejorado éticamente, un simple repaso no ya de la Historia más reciente, sino simplemente de los titulares de cualquier periódico de hoy mismo, nos hará comprender que conservamos todas las peores cosas del pasado, sólo que ahora estamos mejor equipados para materializarlas.

La naturaleza humana no ha evolucionado a mejor, en paralelo a los logros técnicos (es más, me pregunto si precisamente esos logros han contribuido a atrofiar algunas virtudes). La única diferencia es que, tras robar, de forma similar a lo que hiciera Prometeo (que por cierto no acabó nada bien) el fuego de los dioses, tenemos ahora un nuevo horizonte ante nuestros ojos. Un horizonte incierto que no tuvieron nuestros ancestros. Para empezar ellos no dudaban del futuro como podemos hacerlo nosotros, que hoy nos preguntamos hasta si ese futuro podrá existir. Ancestros que no podían imaginarse muchas de las amenazas ,entre ellas las de la devastación del planeta, que hoy son simplemente una realidad que asumimos como si fuera lo más natural del mundo. Aunque, para ser sinceros, quizás si lo vaticinaron –espero que equivocándose- en cosas como el Armagedon. Quizás deberíamos plantearnos por que tanto de nuestra literatura o de nuestro cine actual es tan pesimista acerca del futuro, especialmente en tantas películas de ciencia-ficción que nos suelen situar en futuros bastante sombrios donde estaremos en guerra contra las máquinas y los ordenadores , en un planeta destruido o con un clima profundamente alterado, bregando con mutantes o seres manipulados genéticamente.

Y en todo este estado de cosas probablemente tenga que ver el que hemos confundido el conocimiento científico pragmático con la sabiduría. Como si ambas cosas fueran lo mismo. ¡Ay con el pragmatismo!. La acumulación de conocimientos inconexos y buscados para fines muy concretos, poseidos además por personas cada vez más especializadas que frecuentemente no tienen ni idea de lo que saben los demás,bien puede conducir a que cada vez sepamos menos (y no precisamente por aquello que solían decir los sabios de que “solo se que no se nada”. Todo ello por motivos similares a los que nos hacen llamar “sociedad de la información”, a lo que ,más bien, lo es de la desinformación.). En realidad, mucho de la Ciencia actual no es más que el fruto de una superespecialización, donde se acaba por saber mucho de practicamente nada (“yéndonos por las ramas” de un supuesto “saber”). Donde se pierde una visión del conjunto y ,por tanto, de los efectos de las cosas sobre la globalidad. Tanto microscopio puede llevar a veces a visiones cada vez más microscópicas (por no decir más miopes).

Pero si pueden ser miopes muchas apreciaciones de los científicos, no digamos nada de ciertos “feligreses” de la religión científica que, sin conocerla adecuadamente (sin conocer, como algunos científicos más o menos juiciosos, las limitaciones enormes que tiene) le tributan la fé más irracional. Unamuno criticó vehementemente esto en un ensayo , cuando escribió: “es una disposición del espíritu muy frecuente en todas partes ,pero mucho más en los pueblos jóvenes, de cultura incipiente o advenediza –y como advenediza, pegadiza- , y esa disposición es el cientifismo, la fe ciega en la ciencia. La llamo ciega a esta fe , por que es tanto mayor cuanto menor es la ciencia de los que la poseen. Es el cientifismo una enfermedad de que no están libres ni aun los hombres de verdadera ciencia, sobre todo si esta es muy especializada, pero que hace presa en la mesocracia intelectual, en la clase media de la cultura, en la burguesía del intelectualismo. Es muy frecuente en médicos y en ingenieros , desprovistos de toda cultura filosófica. Y admite muchas formas, desde el culto a la locomotora o al telégrafo hasta el culto a la astronomia flamarionesca. Los felices mortales que viven bajo el encanto de esa enfermedad no conocen la duda ni la desesperación. Son tan bienaventurados como los librepensadores profesionales”. Y continuaba: “además de ser inútil querer disuadirlos, yo no se bien si hay derecho a arrancarle a un prójimo una dulce ilusión que le consuela de haber nacido. Y además , tiene siempre algún mote con que defenderse de nuestros asaltos diabólicos: nos llama “místicos” o “teólogos” o “paradojistas”,o , en último caso, “ignorantes”. Los científistas, a diferencia de los científicos juiciosos –nos decía Unamuno- “apenas sospechan el mar de desconocido que se extiende por todas partes en torno al islote de la ciencia, ni sospechan que a medida que ascendemos por la montaña que corona el islote , ese mar crece y crece y se ensancha a nuestros ojos, que por cada problema resuelto surgen veinte problemas por resolver” .

Suele en fin a veces el cientifismo ser tan sólo una manifestación de ,si se me permite llamarla así, ramplonería intelectual y no digamos espiritual. Pero ,como Unamuno, acaso debamos dejar que muchos sigan felices con esa fé en la “infalible” Ciencia, que nos va a “salvar”. ¡Cualquiera les explica no sólo el océano de ignorancia que hay en torno a los islotes de ciencia, como hacía don Miguel, sino más allá de lo que nos decía este profesor, cuantos de estos islotes son puros espejismos¡.

Copyright Carlos de Prada