Sólo nos quedará el vacío

… es un alien que se alimenta de lo que fosilizó el pasado en el que no existíamos; cuando se marche, tapará su agujero como un gato que no quiere que le husmeen lo que se ha tragado. No nos quedarán ni las migajas. El vacío, como de costumbre.

José Luis López Hidalgo, Entre el Ebro y el Rudrón

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: